Alimentos transgénicos

 

En los últimos años ha surgido una gran polémica sobre los alimentos transgénicos. Detractores y partidarios esgrimen argumentos sobre su efecto a corto y a largo plazo. Cuál es el dilema. Unos aseguran que permitirán el incremento de la productividad, paliando el hambre en el mundo. Otros temen riesgos graves para la salud y el medio ambiente. El debate se amplía al tema de la biodiversidad y a los efectos imprevisibles sobre los ecosistemas. No solo por la contaminación del suelo o el aumento del uso de los tóxicos: los científicos ignoran cómo interactuarán las diferentes especies una vez modificadas genéticamente. Pero qué son los alimentos transgénicos

Alimentos transgénicos

Son aquellos que han sido alterados utilizando otros genes de animales o de plantas. Su implantación da lugar a una nueva variedad, bien para proporcionarle un mayor valor nutritivo, bien para dotarle de una cualidad específica. Un atributo del que carecen. Las plantas transgénicas, por ejemplo, pueden modificarse para resistir a las plagas o al efecto de los pesticidas. Ya se habla de cosechas que desafían a las sequías más prolongadas o del arroz dorado, rico en vitamina A, destinado a aquellas poblaciones con dietas restringidas en alimentos de origen animal y legumbres. Hay que diferenciar esta técnica de la cría selectiva, ya que mediante la ingeniería genética se producen mutaciones con unas características determinadas. Incluso se puede acelerar el proceso de creación de alimentos con unos rasgos preconcebidos.

Un poco de historia

La mejora de las especies como alimento tiene una larga historia. Con el descubrimiento de la reproducción sexual de los vegetales en el siglo XIX se realizó el primer cruce entre especies de géneros diferentes. Pero la historia de los transgénicos no se inicia hasta mucho después, cuando una compañía estadounidense creó el tomate Flavr Savr. Posteriormente se le introdujo otro gen para acelerar su maduración y retrasar el proceso de degradación. A partir de aquí empezaron a comercializarse otros productos como la soja o el aceite de girasol.

Alimentos transgénicos

Alimentos transgénicos ventajas y desventajas

Según las estimaciones de la ONU, la población mundial se duplicará en el año 2050. Esto significa que habrá de incrementarse la producción de alimentos a más de nueve mil millones de habitantes. Hemos mencionado ya algunos de los beneficios de los alimentos transgenicos, entre ellos el aumento de la productividad. Pero hay otros. En el caso de las plantas, la intervención genética las vuelve más resistentes a la falta de agua, a las enfermedades, o inmunes a las plagas.

Esto requerirá menos recursos ambientales para su desarrollo o un nulo o poco uso de los insecticidas. Además permite un mayor crecimiento, no solo de las plantas, sino de los animales. De este modo la producción es más barata, más eficaz, al menos desde el punto de vista comercial. Por otra parte, los alimentos transgénicos tienen una vida más prolongada en comparación con aquellos que se crían de forma natural.

Pero sus distractores también señalan muchas desventajas en el campo de la salud y del medio ambiente. Las plantas y los animales que han sido modificados genéticamente tienen un riesgo mucho mayor a contraer enfermedades, incluso mutaciones que podrían ser gravemente dañinas para las personas que las consumen. Al ser el producto de una técnica artificial, se ignora cómo van evolucionar, por lo que es imposible saber sus consecuencias a largo plazo. Cómo afectarán al ecosistema y a las diversas especies. Debido a su resistencia a las plagas, ya han aparecido insectos y hierbas capaces de inmunizarlos, al igual que ocurre con los antibióticos. Esto podría exigir el empleo de genes que incrementen la toxicidad de las plantas con la consiguiente contaminación del suelo y del agua.

Alimentos transgénicos

Cuales son los alimentos transgénicos

A continuación vamos a citar algunos de los alimentos transgénicos más comunes. Uno de ellos es el maíz. Según las estadísticas casi el ochenta y cinco por ciento de esta planta cultivada en Estados Unidos ha sido modificada genéticamente. Los productores lo utilizan porque es resistente al glisofato, que se usa para erradicar las malas hierbas. Otros productos son la soja, el alimento más alterado por la ingeniería genética, y el calabacín y la calabaza. Estos poseen genes de proteínas que los ayudan a erradicar el efecto de los virus. A la lista hay que añadir otros alimentos de uso común, como los tomates, las naranjas o la carne. La manipulación genética de esta permite incrementar el peso y el tamaño, acelerando el crecimiento con fines productivos.

Ya hemos explicado que es un alimento transgenico. Muchos especialistas aseguran que no son artificiales, ya que no se alteran sus características generales. Lo que sí es aconsejable es llevar una alimentación sana porque esto afecta la calidad de vida y a la salud. En Enflaca.me encontrarás todo lo necesario para bajar de peso, con consejos útiles sobre nutrición. Para ello solo tienes que registrarte a nuestro newsletter.

Alimentos transgénicos