Jugos para bajar de peso, los mejores al alcance de tus manos

Jugosos para bajar de peso

 

En esta sociedad llena de prisas y estrés a menudo nuestro estilo de vida nos condena a cuidarnos cada vez menos, y esto siempre pasa factura. Malos hábitos alimenticios y falta de deporte contribuyen a la aparición de una tripa muy poco sana, además de estéticamente desagradable. Si quieres solucionar este problema puedes comenzar alimentándote mejor con esta serie de jugos que te ayudarán a deshacerte de esta molesta carga y a bajar de peso. ¡Veamos algunos de estos estupendos jugos para adelgazar! Jugos para bajar de peso.

Diuréticos: los mejores jugos para perder peso

A menudo comprobamos que aumentamos de peso y nos hinchamos en el plazo de unos pocos días, sin excesivos cambios en nuestra manera de alimentarnos. ¿Cómo es esto posible? La respuesta casi siempre es una retención de líquidos. Se acumulan fácilmente, y con estos diuréticos jugos para bajar de peso conseguiremos eliminar este exceso de líquido que tanto nos incomoda. ¡Sí, se pueden eliminar líquidos a base de beber otros líquidos! No es magia, es ciencia. A diferencia de los diuréticos en pastillas —que solo se han de tomar bajo prescripción médica en casos muy concretos— estos jugos ayudan a deshincharte de manera suave y sin perder potasio. ¡La salud siempre por delante!

Uno de los más efectivos es el archiconocido “Zumo verde” que tan de moda pusieron las famosas tiempo ha. Existen numerosas variantes, pero esta que os mostramos aquí tiene una eficacia más que comprobada: batiremos medio pepino, una manzana, medio plátano, un puñado de perejil y a este batido añadiremos el zumo de una lima y agua hasta obtener la consistencia que más te agrade. Y si el color de este zumo verde te parece estupendo el del siguiente te maravillará: jugo de tomate de un intenso color rojo. Además de diurético es muy nutritivo y sus propiedades antioxidantes le sentarán de maravilla a tu piel. Para obtenerlo tan solo necesitaremos batir los siguientes ingredientes: cuatro tomates, medio tallo de apio, el zumo de un limón y algo de perejil. ¡Delicioso!

Jugos de frutas: los más sabrosos

Aunque las propiedades de las verduras son evidentes no todas las personas son capaces de lidiar con su sabor. A nosotros nos encantan, pero es bien cierto que a mucha gente su sabor y textura les desagrada, sobre todo a los más pequeños. Para todos ellos nada mejor que estos jugos para bajar de peso a base de deliciosas frutas: dulces, sabrosos y como en los anteriores ejemplos también diuréticos. Una ventaja clara de esta clase de jugos para bajar de peso es que no necesitan añadirle nada de azúcar: mucho más sanos para el cuerpo ¡y para los dientes! Algunos incluso no necesitan preparación previa, como es el caso del agua de coco.

Comenzaremos con un estupendo jugo de piña y papaya de intenso color amarillo anaranjado. Bastará con unos 250 gramos de papaya —a la que previamente le habremos quitado las pepitas— y tres rodajas de piña natural. Si te gusta que quede espeso lo puedes dejar así, aunque a la mayor parte de la gente le gustará más añadiendo un poco de agua para aligerar el contenido.

Si queremos variar un poco y aprovechar la piña que tenemos podemos mezclar otras tres rodajas con el zumo de un par de pomelos. Este último tiene un compuesto llamado niangenina muy útil para nuestro organismo, ya que ayuda a la descomposición de los ácidos grasos. Por último, el más sencillo y que seguramente tomabas a menudo durante tu niñez: jugo de limón con agua. De pequeña seguramente lo tomabas con azúcar, aunque ahora deberías intentar evitarla en la medida de lo posible. Si lo tomas por la mañana en ayunas aumentarás aún más sus propiedades adelgazantes. Y es que una inyección de vitamina C nada más despertar sienta de maravilla.

Jugosos para bajar de peso

Jugos vegetales: salud y bienestar

Si bien para ciertas personas estos jugos son menos sabrosos que los de frutas (aunque repetimos que a nosotros nos encantan) resultan tan sanos o incluso más que estos últimos. Merece la pena darles una oportunidad. Si su sabor te resulta algo desagradable puedes intentar disimularlo con algo de azúcar o algún otro ingrediente de sabor intenso, aunque recuerda: queremos perder peso y el azúcar no nos va a ayudar en absoluto. Trata de evitarlo. Prácticamente cualquier jugo que realices con pepino, apio, brócoli, tomate —aunque técnicamente sea una fruta—, espinacas o romanescu garantizará un aporte extra de energía. Con el añadido de la pérdida de peso, claro.

Merece un párrafo aparte el agua de alcachofa. No solo podemos preparar estupendos jugos con esta verdura, sino que también podemos aprovechar directamente el agua en el que vienen envasadas, bebiéndola directamente o usándola para aligerar otros jugos. Podemos obtener un gran zumo “detox” triturando unas cuantas hojas de alfalfa con pepino, añadiéndole algo de zarzamora para mejorar su sabor. Si aún así resulta demasiado intenso para ti puedes endulzarlo un poco con el oro líquido del mundo animal: la miel. Esta posee además unas estupendas propiedades antibacterianas, con lo que si además tenemos mal la garganta mataremos dos pájaros de un tiro con los jugos para bajar de peso.

Una alternativa: jugos de té

Puesto que las hojas de té suelen venderse secas y además tienen un sabor muy intenso —y no hay que abusar de la teína— no solemos hablar de jugos de té, sino de infusiones. Sin embargo el concepto es el mismo. Podemos aprovecharnos de las propiedades del té añadiendo unas pocas hojas a nuestros jugos (triturándolas a conciencia para que suelten todos sus componentes), pero por lo general será más sencillo infusionarlas en agua o leche. Este último método no es recomendable si queremos adelgazar, por lo que nos centraremos en el tradicional.

El té blanco ayuda a reducir el colesterol “malo” y además tiene efectos depurativos. El té verde no solo es un magnífico antioxidante, sino que también nos ayuda a saciar el apetito. El efecto es claro: menos hambre, menos comida, menos tripa. Como además nos ayuda a combatir el estrés —culpable en muchas ocasiones de atracones nerviosos de comida— tenemos dos efectos por el precio de uno. Si queremos mejorar aún más estas infusiones le podemos añadir un poco de jengibre, que posee un excelente jugo para bajar de peso. ¡Cuidado! Si optamos por batirlo para añadirle su jugo habrá que hacerlo con poca cantidad cada vez. El jengibre tiene un sabor muy intenso y si nos pasamos puede resultar desagradable.

Jugosos para bajar de peso

En definitiva

Como puedes observar hay muchísimas alternativas para elaborar unos jugos para bajar de peso con garantías. En nuestro blog te hemos mostrado algunos de los ejemplos más sabrosos y sanos, pero que no te asuste experimentar por ti misma. Y recuerda que puedes encontrar muchos más artículos sobre cómo bajar de peso si te suscribes a nuestra newsletter. ¡Te esperamos!

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.